¿Recuerdo o trasto?

Todos tenemos en casa un objeto que nos resistimos a tirar, que nos encanta y que nos trae buenos recuerdos. El típico que cuando lo vemos, por bonito o feo que sea, nos transporta a una nube de felicidad y queremos que esté en nuestro hogar siempre.

Siempre, hasta que viene alguien y te dice: “Pero ¿todavía guardas estooooo? ¡Menudo trasto!”

¡Qué mal sienta esa palabra! ¿¿Cómo en cuestión de segundos puede pasar un recuerdo a trasto?? Simplemente por el valor sentimental que le demos. Para la visita tu recuerdo es un trasto pero para ti es el objeto más especial que guardas en tu hogar.

En el caso por ejemplo de un regalo que recibimos de una pareja, amistad… Nos hace mucha ilusión, la tenemos como oro en paño hasta que por causas “x” esa relación termina y se transforma en “sentimiento cero”. Evidentemente ese objeto que era recuerdo pasa a ser un trasto en un pestañeo ¿o no?

 

aetna centro negocios en barcelona

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *