¿Quién se fue sin ellas?

Si Iker Jiménez leyera este post, inmediatamente nos mandaba a su “Comando Cuarto Milenio” y no es broma. Es real. Os cuento y vosotros decidís.

post1Un lunes por la mañana, abrimos el Centro con total normalidad. A los pocos minutos nos comunica nuestra excepcional conserje de la Finca que la noche anterior, al escuchar ruidos de agua en una de nuestras tuberías, dedujo que teníamos una cisterna que perdía agua. Efectivamente, subió y comprobó que ella estaba en lo cierto (nunca jamás dudamos de su criterio), y procedió al cierre del paso del agua de la cisterna del baño de caballeros (quédense con este dato: baño de caballeros).

“Ah, muchas gracias, ahora mismo llamamos al fontanero para que la arregle” contestamos.

Al poco rato, llega el fontanero y le indicamos donde debe ir y que es lo que ocurre.

Cuatro minutos y medio más tarde, aparece en la recepción con un escueto “ya está” pero con una cara un poco como…. “por favor, pregúntame qué le pasaba…”

Pillo su mensaje visual y le hago la pregunta.

Respuesta: “Todo está bien, la cisterna no está rota, ni movida, ni pierde agua por rotura interna”

“¿Entonces?”

“Mira lo que había dentro” y nos muestra una ¡Braga-Faja negra de mujer talla XL, totalmente llena de agua ya que era lo que taponaba!

¿Os acordáis que os pedí os quedarais con el dato de baño de caballeros?

Pues eso…. ¿Cómo fueron a parar ahí? ¿De quién son? ¿Por qué las dejaron dentro de la cisterna? Y ya lo más es preguntarse ¿Quién se fue sin ellas?

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *