Hace unos días pasé por delante de una tienda de ropa y un mensaje en su escaparate me llamó la atención “No sabía qué ponerme y me puse una sonrisa”

Parece una frase tópica y típica pero real como la vida misma. La sonrisa es lo que nos da vida, lo que nos ilumina el rostro y la que hace que demostremos cercanía y calidez a los que tenemos a nuestro lado.

Lo que realmente realza la belleza de las personas no es su vestuario o su peinado, es su estado de ánimo. Así que intentemos que las sonrisas vayan ganando terreno a los rostros serios para que todos nos sintamos mejor y más guapos.

aetna centro negocios en barcelona

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *