BLOG 2404Seguramente no soy la única persona que en el armario tenga prendas de tallas distintas. Es un misterio por resolver que dependiendo de la tienda o modelito un cuerpo pueda variar de talla en tan solo dos días, pero pasa. Camisetas que se suponen que te tienen que ir como anillo al dedo y descubres con horror en los probadores que te queda el brazo tan oprimido que parece que te vayan a hacer una analítica de sangre…

Lo bueno es que llegas a casa, pones la prenda que te acabas de comprar, por ejemplo un pantalón, encima de uno que ya tienes y son exactamente iguales en tamaño pero no en la etiqueta.

La verdad es que personalmente me importa poco pero no puedo dejar de pensar en aquellos adolescentes, chicos o chicas, que acomplejados por su físico no entiendan que simplemente es una cuestión de mal etiquetaje o de patrones distintos ¿No podrían tener más cuidado? Sin darnos cuenta pueden caer en la tiranía de las tallas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *