¿De verdad ya estamos en el mes de marzo?

aetna centro de negocios en barcelonaPersonalmente estoy un poco asustada, el próximo martes ya es marzo y yo todavía tengo el regusto de los turrones en la boca. ¿Cómo puede ser que pasen las semanas como si estuviéramos en una carrera de Fórmula 1?

Encima las festividades de Semana Santa llegan de aquí nada y sin darnos cuenta nos encontraremos en pleno domingo de Ramos y acabado esto que queda… preparar el cuadrante de las vacaciones del despacho y no me siento preparada.

Esta ha sido una muy buena semana, pero tan llena de actividad y decisiones de última hora que parece que en 7 días hayamos hecho el trabajo de un mes, pero necesitaríamos un mes para recuperarnos de estos 7 días.

No quiero que parezca un post negativo, pero todo va tanto rápido que 24 horas parece que se conviertan en 12. Los días tendrían que tener el doble de horas y quizás así les sacaríamos más provecho porque personalmente no doy abasto.

Moraleja: Tendré de aprender a estirar los fines de semana e intentar alargarlos y disfrutarlos como si tuvieran 48 horas para compensar la celeridad del resto de días.

Buen fin de semana 🙂

No sabía qué ponerme…

Hace unos días pasé por delante de una tienda de ropa y un mensaje en su escaparate me llamó la atención “No sabía qué ponerme y me puse una sonrisa”

Parece una frase tópica y típica pero real como la vida misma. La sonrisa es lo que nos da vida, lo que nos ilumina el rostro y la que hace que demostremos cercanía y calidez a los que tenemos a nuestro lado.

Lo que realmente realza la belleza de las personas no es su vestuario o su peinado, es su estado de ánimo. Así que intentemos que las sonrisas vayan ganando terreno a los rostros serios para que todos nos sintamos mejor y más guapos.

aetna centro negocios en barcelona

¿Las habéis visto?

aetna barcelona centro negociosSalía de casa a una hora bastante buena cómo para ir andando hacia el trabajo “sin prisa pero sin pausa”, me gusta contemplar la ciudad y sus gentes, a cualquier hora pero sobre todo por la mañana cuando todos vamos hacia un objetivo: colegios, trabajos, mercados… llenos de energía para coger el día con fuerza y ánimo…

En el primer momento no me fijé pero algo parecido a una señal me hizo girar la cabeza y volver a mirar… sí, sí, lo veía claro, ante mis ojos aquello que durante años había formado parte de nuestro paisaje urbano, que tanto podía ser canalizador de sueños y de proyectos como, desgraciadamente, de pesadillas.

Lucía firme, orgullosa, como si se tratara de una especie extinguida que resurgía de nuevo, pensé… “¡qué valiente!” y un montón de imágenes venían a mi recuerdo cuando años atrás eran muchas las que nos rodeaban… pero es que unas cuántas calles más adelante… ¡otra!

Las sensaciones se mezclaban, por una parte un rayo de luz, “lo estamos superando”, vamos creando puestos de trabajo, quizás vuelvan las ilusiones, los proyectos de hogar… sólo deseo una cosa que las pesadillas no vuelvan para nadie.

¡Bienvenidas obras!

Carnaval

carnaval aetnaLlamadme superficial, pero me gusta ir por la calle y ver a la gente disfrazada. Sobre todo a los más pequeños y pequeñas, ellos no tienen vergüenza de nada y les da lo mismo una peluca de color verde que un sombrero rojo, siempre van bien orgullosos con su disfraz.

Nos podemos encontrar Princesas, piratas, espadas láser y mil complementos más haciendo desfiles por las calles, de hecho hoy incluso anunciaban por la radio, problemas con el tráfico durante toda la mañana motivada por los desfiles escolares que salen a la calle y dan vueltas por los diferentes barrios.

Los padres si que es cierto que vamos un poco de cabeza, buscando la prenda que cada día pide el rey carnaval, pero es una buena manera de implicarnos en esta celebración a través de ellos.

Mañana sábado, también será muy divertido pasear a partir de las 20:00h y ver en este caso ya a la población más adulta, camino de fiestas privadas o populares recuperando por un día el espíritu de los niños y olvidando la vergüenza con vestidos de todo tipo y sin complejas.

Yo de hecho todavía recuerdo uno de princesa de terciopelo de color rosa, con corona y todo que me hacía sentir como en un cuento de hadas. Es el poder de los disfraces, nos trasladan a otros mundos sin movernos de sitio….. Es la Magia de Carnaval.

Disfrutad mucho este fin de semana y volved a ser niños por un día 🙂