Para ellos

Si, nosotros queremos a nuestros animales.

Son un más en nuestras familias, tienen sus horarios, sus camas, su comida, su médico, adaptamos nuestras vacaciones en función de si alguien los puedes cuidar en nuestra ausencia, intentamos no dejarlos muchas horas solos, los cuidamos cuando están enfermos y lloramos, sin ningún tipo de vergüenza, cuando marchan al cielo a seguir cuidando de nosotros.

No entendemos ningún tipo de amor que no sea de este modo, porque no sólo los queremos sino que los respetamos. Nuestros “peludos” han sido adoptados, rescatados de posibles maltratos o encontrados abandonados.

No nos cansaremos nunca de agradecer a todas las fundaciones y voluntarios de todos los territorios la gran tarea que hacen.

Un “peludo” lo da desinteresadamente, son confidentes, amigos, terapéuticos para la gente mayor, para los niños, para los enfermos. Intuyen y saben nuestros estados de ánimo.

Este post es un recuerdo para todos nuestros “peludos” porque se lo merecen, por los que están aquí con nosotros y por los que están en las nubes comiendo pizza y haciendo fiestukis. Por vosotros: Nuba, Thora, Iayo, Piki, Brida, Drac, Tobias, Kenha, Sunny, William, Kira, Maya…

aetna centro de negocios en barcelona

Necesitamos buenas noticias

¿No os sucede que cada vez resulta más complicado encontrar buenas noticias? A diario en el despacho nos pasamos mucho rato para encontrar una noticia que nos arranque una sonrisa o nos dé esperanza y para poder hacer con ella un tweet o un post en Facebook que transmita un mensaje positivo.

No me niego a la realidad, soy muy consciente que ahora mismo es complicada, pero personalmente pienso que abusan de la información negativa y se apoyan en las vertientes más dramáticas y sanguinarias hasta caer en el morbo más indecente y todo por conseguir máxima audiencia. Lo siento, pero cada vez me resulta más difícil, para no decir imposible ver los noticiarios.

Pienso que hablo por Aetna en pleno para decir que nos solidarizamos con la actualidad y dentro de nuestras pequeñas posibilidades, luchamos a diario para conseguir uno mundo mejor y no es un tópico, pero le damos la espaldas, no a la información que es necesaria, sino al mal uso que de ella dan la mayoría de periódicos y cadenas de televisión.

Acabaré mi post con un guiño al optimismo y me quedo con momentos como los de ayer, que también son noticia. Muchísima gente en una sala de conciertos de Barcelona, felices disfrutando de su libertad y sin miedo, divertidos, considerados, de varias edades, nacionalidades y opción sexual, compartiendo un espacio, cantante y bailando.

El mundo no se para y también es noticia la gente que quiere continuar con su día a día, seamos respetuosos con las circunstancias pero no nos dejamos vencer por el miedo.

aetna centro de negocios en barcelona

Compradores eficientes

Los expertos suelen darnos dos consejos básicos para hacer la compra del supermercado correctamente. Uno es ir con una lista de los productos que realmente necesitamos y el otro ir sin hambre.

Este último puede parecer una tontería pero no lo es. Personalmente cuando me ruge el estómago cualquier producto por más insípido que sea me parece un manjar exquisito.

En cuanto al tema de la lista, esto ya es para profesionales de las compras. Yo soy incapaz de ceñirme a la que hago cada semana. El propósito es bueno pero queda ahí, como propósito sin cumplir. Llego al supermercado y empiezo por los productos básicos, leche, verduras, frutas…y una vez he terminado no puedo evitarlo, el pasillo de las galletas y caprichos varios aunque no os lo creáis… ¡me llama! Sí, sí, como leéis…oigo mi nombre, y claro ¡ahí que voy! Siempre hay algo nuevo que no he probado. Dulce o salado, porque tampoco le hago ningún desprecio a las estanterías de las maravillosas bolsas de patatas fritas.

Es al llegar a casa cuando surgen los remordimientos de pésima compradora…pero no creáis que me dura mucho el sentimiento de culpa, dura exactamente los segundos que tardo en abrir alguno de los caprichitos que he comprado 🙂

compradores eficientes

Temporadas altas

Esta expresión de temporada alta siempre lo asociamos al sector turístico, sí, no sé por qué. El buen tiempo es temporada alta por los hosteleros de playa, campings, turismo rural. El tiempo más invernal lo es para los hoteleros de montaña, estaciones de esquí, cazadores de setas, restaurantes para menús de Navidad, etc…

Quizás porque los cambios estacionales invitan a la liberación de las costumbres, a los cambios de rutinas y a cambiar de escenario….

¡Pero cuidado! Estos cambios en las estaciones también van ligados a que otros sectores profesionales tengan sus Temporadas Altas, sí, estamos hablando de ¡las crisis en las parejas!

Con la llegada de las vacaciones de verano o las esperadísimas festividades navideñas, estos días que los americanos definen como “full time”, algunas parejas llegan a su límite, no pueden más, se sienten exhaustas, de repente en algún encuentro familiar estalla la bomba y sueltan todo aquello que llevan dentro…

Es cuando llega la esperada temporada alta para otros profesionales: terapias de pareja, abogados, procuradores, registros, Ikea…….

Y es que todo el mundo tiene derecho a su Temporada Alta, ¿no creéis? 😉

temporada alta aetna centro negocios