No es un adiós para siempre.

Nuestro tipo de negocio ha hecho que en estos 17 años hayamos visto un ir y venir de muchos clientes. Diferentes tipos de negocio, de vida, de persona. Todos ellos nos han dejado un aprendizaje que agradecemos y aunque quieras mantener la distancia, siempre hay un cliente que traspasa la barrera de la amistad y pasa a ser parte de Aetna para siempre, aquel cliente que aunque ya no trabaje desde Aetna, sube a hacer un café cuando pasa cerca y nos arranca una sonrisa al abrir la puerta y encontrarlo de vuelta a casa aunque sólo sea por un rato.

En realidad cada vez que se marcha alguien, siempre tenemos aquel sentimiento contradictorio de un padre cuando un hijo se independiza, entendemos que lo tiene que hacer y nos alegramos por su paso, pero por otro lado queda la pena de perder alguien de la familia. No siempre llegamos a tener la misma relación con todos nuestros clientes, sería imposible y difícil de creer, pero cuando conseguimos este vínculo, trabajar se convierte en un auténtico placer.

Esta semana nos ha dicho adiós uno de estos clientes, el equipo de la Associació Alicia que además de hacer una labor magnífica, tienen una calidad humana increíble (www.a-alicia.org) Incluso nos han regalado una preciosa orquídea para agradecernos nuestro trabajo, sin saber que con gente como ellos y ellas es fácil trabajar bien.

Echad un vistazo a su web y os invitamos a colaborar con ellos porque os podemos asegurar que hacen una grandísima labor.

associació alicia

#AetnaSMM5

Esta semana hemos tenido nuestro quinto encuentro con los profesionales del SMM (#AetnaSMM5). Esta vez con dos nuevas incorporaciones, Marc y Ruben. Si bien era la primera vez que asistían a Aetna, la verdad es que no se les notaba nada incómodos. El resto del grupo les hizo sentir uno más desde el primer momento.

No nos cansaremos de decir que el éxito de estas reuniones son todos ellos, por su generosidad, compañerismo y sobre todo por su alegría. Risas que contagian y que nos emocionan porque no hay mayor satisfacción que sentirlo en primera línea, junto a ellos.

Inevitablemente nos vienen a la cabeza las dudas que teníamos cuando organizamos nuestro primer encuentro pensando… ¿Saldrá bien? ¿Querrán volver? Ahora, con satisfacción podemos decir que sí, quieren volver y que tenemos #AetnaSMM para tiempo.

Un abrazo Anna, Dolors, Eva y Marc, Jordi, Mar y miniSMM, Marc, Oriol, Pau, Ruben, Salva, Xavier y Xela. ¡Muchas gracias por hacerlo realidad!

aetna centro de negocios en barcelona AetnaSMM

I like it!

Lo tengo claro, compraría lo que vendo. Si fuera mi futura clienta lo vería clarísimo, me quedaría en este Centro de Negocios. Porque sabrían lo que necesito y me permitiría desarrollar mi actividad desde la tranquilidad del “campamento base con la intendencia controlada”

Puede parecer pretencioso pero sino creemos con el que hacemos o vendemos todo es mucho más difícil. Podemos buscar entre todas las teorías de venta más actuales pero si no tenemos convicción nada producirá energía.

Así de sencillo pero en los tiempos que vivimos todo parece de más complejo. De forma inconsciente vamos cogiendo caminos diferentes, desafiamos nuestra actualidad, nuestra normalidad sacudiéndola con conceptos “nuevos” y de repente cuando ya está todo movido…. volvemos a los orígenes.

La crisis ha integrado los conceptos como: StatUp, Emprendedor, Marketing Estratégico y Operacional, E-Commerce, LowCost, etc…. Todos buenos, válidos, actuales, que conviven con fuerza entre nosotros. Han impactado en nuestras pymes, en nuestras actividades profesionales, a menudo las han cambiado. Hace unos meses escuché a uno de los grandes “gurus” de las ventas que proclamaba a los vientos su gran descubrimiento, su gran propuesta: Para vender hay que “escuchar al cliente y darle el que necesita”. Me quedé sin palabras. ¿De verdad hay que hacer de esta reflexión un hallazgo? ¿Será cierto que la historia es cíclica y hay que volver a los orígenes para volver a nacer?

No engaño a nadie si digo que yo compraría lo que vendo.

aetna barcelona

Un año más

Desde 1998….. ya empiezan a ser palabras mayores. 17 años en el mundo empresarial parece que no, pero ya es una buena carrera.

Ayer, siguiendo la tradición fuimos a cenar los 4 mosqueteros y es curioso que después de tantos años sigamos teniendo tantas cosas de que hablar y eso que nos vemos a diario, ahora donde se nota el paso de los años es con la copa…. que ya no hacemos, acabamos de cenar y a dormir que al día siguiente Aetna nos necesita al 100% y no podemos fallarle a nadie 🙂

Este lunes era 5 de octubre como aquel de hace 17 años cuando abrimos por primera vez y recordábamos con una clienta aquella primera jornada, un día en que estuvimos 12 horas seguidas sentadas, esperando que sonara el teléfono, un día que pensamos que habíamos perdido el DNI de nuestra primera clienta a la fotocopiadora, un día intenso y emocionante.

Fuimos desgranando anécdotas de aquellos primeros días y ella reía y nos recomendaba que hiciéramos un anecdotario de Aetna. Son tantas las que hemos vivido en estos 17 años que podríamos hacer varios volúmenes.

Damos gracias por un año más y esperamos con ilusión nuestra mayoría de edad.

aetna centro de negocios en barcelona

¡Hecho!

Que veas que una de tus ilusiones está a punto de cumplirse te produce una sensación de cosquilleo y felicidad absoluta. Son esos regalos con los que la vida, cuando menos te lo esperas, te ofrece.

Todos, inconscientemente, vamos realizando mental o físicamente un listado con aquellas cosas que deseamos hacer. A veces pueden parecer incluso banales, pero para quien lo apunta en su lista con la mejor caligrafía posible, son simplemente excepcionales.

No hay mayor satisfacción que poder tachar, o ayudar a alguien a tachar con un “¡Hecho!” una de sus ilusiones ¿Qué es si no la vida? Proponernos unas metas, unos objetivos o unas ilusiones y poderlas llevar a cabo con la seguridad que con ello ni perjudicamos ni dañamos a nadie (siempre dentro de un orden y respeto).

Desde estas líneas deseamos que cada uno de vosotros pueda empezar a cumplir este otoño una parte de su lista de deseos.

¿Recordáis aquel anuncio cuyo eslogan era: “Hay cosas que no tienen precio”? Pues eso.

centro de negocios en barcelona aetna